DESDE LAPONIA CON AMOR

                                                                          QUE puedo decir que no sepáis ya por mí, no quiero utilizar las típicas expresiones que se suelen decir cuando regresas de un lugar que te ha parecido maravilloso. Me niego en rotundo. Lo mejor que puedo hacer es contaros todo o casi todo lo que hemos vivido en estos 4 INTENSOS DIAS…                                                                                                                                                                                                                                       I   IMAGINA TU CORAZÓN FUERA DE TU CUERPO, TU SONRISA PEGADA A LA VENTANA DE UN AVIÓN, QUE NO PUEDES PARAR DE REIR, QUE TE SIENTES FELIZ, FELIZ, SI, FELIZ, JUNTO A ELLA, JUNTO A ÉL Y ALLÍ,  Y NO DEJAS DE BAILAR DANDO VUELTAS Y MÁS VUELTAS… ¡NO QUIERES QUE ACABE NUNCA! NO IMAGINAS LA VIDA SIN ELLA PUES POSEE LA MAGIA DE LAS HADAS BUENAS, LAS QUE CONCEDEN DESEOS CON SOLO MIRARTE A LOS OJOS, LAS QUE CONSIGUEN QUE SIENTAS QUE LO QUE HACES VALE LA PENA.             

 JUEVES 9 DE ABRIL DEL 2009:  Llegamos al Aeropuerto del Prat con casi 3 horas de antelación, el avión salia a las 12 de la noche así que las tiendas de DUTI FREE eran prácticamente nuestras, ni un alma a esas horas. Pasamos el control sin ningún tipo de problema, bueno si, yo me tuve que quitar las botarras de motera y pasar el control descalza. El personal fue muy amable, cómo dijo la Monshii "demasiado amable". Las maletas no se tuvieron que facturar y en la fila "sospechosamente" de españoles solo éramos nosotras y un matrimonio mayor con su hijo, el resto de pasajeros finland finland y más finland. En una tienda de DUTI FREE, en el apartado de cosméticos, nos bañamos literalmente en perfumes y colonias, jajaja ¡qué pezte, qué pezte!, teníamos que oler bien, ¡qué narices!, no dejamos ni uno sin probar. Cenamos cómo señoras en un SEFT SERVICE, la Monshii hizo un pipí y ¡venga hacia la puerta de embarque!.   Cómo siempre la tenemos que liar sino no somos nosotras, nos dirigimos al Nº de Puerta de Embarque que nos indicaba en nuestro billete pero al llegar vimos que no habia nadie y venga jiji y jajaja que si íbamos a ir solas en el Vuelo, que si pilotaríamos el avión con el piloto, etc… hasta que al final una azafata muy simpática que hablaba un español muy raro nos dijo que se habia cambiado el Nº de Puerta de Embarque, que la acompañáramos. Menos mal porque si no todavia estamos allí muertas de la risa que si jijijiji que si jajaja. Ya en el lugar correcto pudimos comprobar que la gente que viajaba con nosotras era toda "española" si si, inconfundiblemente finlandeses. Tienen una tez blanca blanca pero cómo si fueran muñecos,la piel parece muy fina, los ojos claros preciosos, los rasgos de la cara muy bien proporcionados, ya digo, salvo pocas excepciones, eran guapísimos tanto hombres cómo mujeres. Nos sentíamos Liliputienses. Nos montamos en el Bus que nos llevaria a pie de escalera para subir al Avión rumbo a Helsinki. En el Bus empezamos a reirnos de la cara que tenian todos, yo empecé a imaginarme que aquella situación era perfecta para una película de Terror con todas aquellas personas mirándonos fijamente con sus penetrantes ojos azules que se nos clavaban cómo cuchillos mientras nos partíamos de la risa pues la verdad la situación era muy subrrealista. Todos parecían estar estreñidos.    ¡Pero qué frio pasamos en el Avión rumbo a Helsinki!. ¡He pasado más frio en ese Avión que en Laponia!. Las azafatas nos empezaron a hablar en Finés que no nos enterábamos de nada. Agarramos un periódico para familiarizarnos con las palabrejas que al principio nos parecian tan complicadas. Así que decíamos a todo que SI. La Monshii se echó a dormir, estaba bastante cansada. Yo intenté dormir pero el frio no me dejaba pegar ojo. Mediante señas logré pedirle una manta a una azafata pero me dijo que se habian acabado… en ese momento me vino a la mente lo que pasó con el TITANIC cuando no habian botes suficientes para todos los pasajeros, ¿cómo es posible que no hubiera una manta para cada persona?. Arriba en el compartimento tenia mi maleta, podia coger algún jersey pero por no despertar a la Monshita, que dormia cómo un angelito, permanecí quietecita en mi asiento aguantando cómo podia las bajas temperaturas.       

VIERNES 10 DE ABRIL DEL 2009¡Ya hemos llegado a Helsinki y todavia me parece mentira!. Son las 5 menos veinte de la mañana, en España es una hora menos, o sea las 4 menos veinte. Un delicioso olor a chocolate nos transporta hasta una cafeteria sorprendentemente llena de gente a esas horas tan tempranas. Primero buscamos la Puerta de Embarque para coger el Vuelo hacia Rovaniemi, Laponia. Pero la emoción no nos deja centrarnos mucho. Monshi aún se defiende con el inglés por los numerosos viajes que ya ha realizado pero yo me doy cuenta que mi inglés es peor que mal, un desastre. Nos encontramos que ese escaso dominio del inglés resulta un obstáculo enorme a la hora de comunicarte con la gente de allí. Nos dan la información con cuentagotas porque no sabemos mantener una conversación fluida por lo que tenemos que volver tropecientas veces al mismo sitio a preguntar hasta que poco a poco logramos llegar al sitio correcto de Embarque, no sin antes pasar una serie de apuros, uf. Por ejemplo perder unos papeles con información de nuestros billetes además de datos personales nuestros. Menos mal que no se extraviaron todos los papeles, ay ay  y ay. En fin, que Monshi y yo llegamos a la conclusión de que no estaria de más hacer un cursillo de inglés a nivel coloquial, sobretodo para poder mantener una conversación cómo es debido. En el Aeropuerto tenemos que permanecer cinco interminables horas y cómo el olor a chocolate seguia golpeándonos en nuestras naricillas decidimos acomodarnos en la Cafeteria.      MI PRIMER CONTACTO CON EL TÉ .-   De verdad que nunca había probado el Té, os lo prometo. Así que decidí probarlo en aquella Cafeteria que tan bien olía a chocolate ya que no me quise arriesgar con el chocolate por si me sentaba mal aunque la tentación fue grande grande con ese olor hummmm. Monshi me fue a buscar un Té con sabor a Frutos del Bosque que olia también muy bien. Y cómo era de suponer pronto averigüé que aquello me gustaba y también comprobé que además producia en el cuerpo un efecto así cómo si te pusieran las pilas, jajaja, no sé si es así o a mí me lo pareció, lo cierto es que me empecé a reir de todo y de todos, nos liamos a hacer grabaciones imitando la manera tan pintoresca de hablar que tenian los finlandeses y a imitar incluso sus gestos. Una señora que estaba sentada en la mesa de al lado se tomó un Benjamín de Cava para ¡desayunar! claro luego llevaba unos colores tipo Heidi que contrastaban fuertemente con su pálida piel. Los Finlandeses se rien muy raro. Hacen una mueca tipo El Jocker y a continuación vuelven a su expresión habitual, no cómo nosotras que cada vez que nos reíamos se enteraba todo el Aeropuerto, deberían pensar "estas españolas son más escandalosas". Alguna persona que pasaba por nuestro lado nos miraba y se sonreía, no sé a lo mejor pensaria que pobrecitas de nosotras tan jóvenes y ya chaladitas de la cabeza.                                                                           Y por supuesto en el Aeropuerto también habia tiendecitas interesantes y con cositas típicas de Laponia que no escaparon a nuestra curiosidad. Bombones en forma de flor, conejos de Pascua, tazas de madera, cantimploras, muñecas vikingas y muchos muchos renos. A Monshi le gustó especialmente este Reno, pues fue el primero que vimos más parecido a los de verdad, lo digo porque el animalito estaba disecado cosa que a mí me daba yuyu.       "Viajeros con destino a Rovaniemi efectuen su Embarque por la Puerta nº 30, gracias". Son las 10 de la mañana ¡nos vamos a Rovaniemi, Laponia, nuestro lugar soñado!.   LLEGADA A ROVANIEMI – LAPONIA .-  Son las 11 y media aproximadamente, después de un minisueño, Monshi me despierta para que pueda divisar el maravilloso paisaje que se ve a través de la ventanilla del avión. Fue una sensación difícil de explicar con palabras. Debajo de nosotros aparecia todo un manto blanco con algunos montoncitos oscuros y serpenteantes que parecian ser árboles y casas. El cielo también era blanco, un paisaje totalmente diferente al que habíamos visto en Helsinki. No podíamos articular palabra alguna, solo mirar y admirar…      No veíamos el momento de bajar, los nervios, las emociones contenidas no nos dejaban respirar de manera regular. Lo primero fue ya ponernos la chaqueta y echar mano a nuestro gorrito fashion tipo ruso con orejeras, agarramos la maleta, la mochila y les dijimos Goodbye al personal del Avión con una sonrisa de oreja a oreja. Nos dispusimos a cruzar el pasillo?. Al final del pasillo? una puerta esperaba ser abierta para conducirnos a ese lugar tan y tan soñado por mí.                                 ¡Oh pero qué Aeropuerto más mono!, todo adornado con motivos navideños, osos, perros huskys, trineos, árboles de Navidad… y cómo no, el gran protagonista de la Navidad e Ilustre Habitante de Laponia, Papá Noel o Santa Claus (que en Finlandia se llama ?). El Aeropuerto de Rovaniemi se llama The Official Airport of Santa Claus, ahi queda eso, por si alguién duda todavia que Santa Claus sea de Laponia. Las cintas transportadoras de equipaje también están adornadas con motivos navideños, ¡qué genial!.       El Aeropuerto es muy pequeñito, con poco tránsito de gente y mucho encanto. En un Mostrador hay un sello con la cara de Santa Claus y tinta por si quieres sellar el Pasaporte y también hay unas cuantas tiendas de souvenirs típicos de Laponia, muy bonitos pero un poco caros, más caros incluso que en Helsinki. En estas tiendas puedes encontrar desde los típicos gorros que se usan en la Región hasta camisetas, platos, imanes para la nevera, tazas etc… También cogimos muchas revistas promocionales de la Zona, con fotos, lugares adonde ir, mapas de Rovaniemi y alrededores, claro está, todo escrito en Finés pero así nos íbamos familiarizando con el idioma que nos parecia muy complicado. Con todos nuestros bultos y demás nos dispusimos a salir de allí y por fin poder pisar tierra Lapona. ¡Qué emocionante!, ¿besaríamos el suelo cómo hace el Papa cuando viaja a algún país?                                   "En Laponia hace frio pero yo me rio…", pues tampoco hace tanto frio. Llegar nevando es ya lo máximo. Todo blanco, muy blanco y todo nevado muy nevado. El crujir de la nieve al pisarla con las botas nos hace pensar que no estamos soñando. Es tanta la emoción que soltamos las maletas en medio de la salida del Aeropuerto confiando en que nadie nos las quite.  Queremos hacer fotos de todo el paisaje que se abre antes nuestros ojos. La sensación es de estar En el Fin del Mundo pero de buen rollo. Me hago pesada pero cuesta mucho expresar con palabras lo que sentí al estar en aquel lugar al que tanto deseé ir desde que era una niña, desde que ví por primera vez aquellos dibujos animados protagonizados por una niña llamada Noeli y que vivia en Laponia.                                                                         

                           

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s